0

Seguimos creciendo….aprendiendo…viviendo

Dos meses de crecimiento, de grupo, de trabajo, de sueños hechos realidad

Intengrando lo que viene, adaptandonos a las circunstancias…

Dos meses maravillosos que dan ganas de más.

DSC_0010 10984044_394211340739697_7809330985050980362_n11025975_406320432862121_7847392023730626344_o DSC_0298

DSC_0020 DSC_0056

DSC_0082 DSC_0287 DSC_0292 DSC_0295  DSC_0300 DSC_0308 DSC_0329 DSC_0334 DSC_034720526_394211727406325_448522632527152548_n

0

¡¡EMPEZAMOS!! PRIMERA SEMANA DE ESCUELITA

Queremos compartir con todas vosotras nuestra alegría y felicidad, ¡POR FIN EMPEZAMOS!

Ha sido un momento para conocernos, para que los peques conozcan el espacio, empiecen a estar en contacto con sus compañeros, con el material, con los animales.

¡1422873728926 1422874482251 1422874498806 1422964077667 1422964114423 1422964129083 1422964144193 1422964158901 1422964169527 1422964176237 1422964182338 1422964193894 1422964206993 1422964215334 1422964225790 IMG_20150203_103538 IMG_20150203_103542 IMG_20150203_103549 IMG_20150203_105830Aquí os dejamos una muestra de esta semana!

0

AGRADECIMIENTOS…Y NOVEDADES

Queremos agradecer a todas las personas que vinisteis a la reunión el sábado pasado.

Estamos muy contentas por el interés mostrado y por que cada vez más familias se interesan y luchan por un cambio en la educación de sus hijas e hijos.

Después de compartir impresiones y posibilidades, podemos comunicaros que empezamos el día dos de febrero (lunes) con la Escuelita. El horario será de 9:00h a 13:00h. Debido a que el grupo surgido todavía no es muy numeroso y para poder ir cuadrando todo vamos a empezar la actividad los lunes, martes y miércoles. (esperemos que esto no se demore más de tres, cuatro semanas) y poder entonces ofrecer la actividad para todos los días.

El martes es el día elegido para el grupo de crianza.

Para más información, ponte en contacto con nosotras en el correo lamardexiquets@gmail.com, por facebook “La mar de xiquets” en el teléfono 617 25 03 65 (Marta)

“LA EDUCACIÓN NO CAMBIA EL MUNDO, CAMBIA A LAS PERSONAS QUE VAN A CAMBIAR EL MUNDO” Paulo Freire

Aquí os dejamos unas fotos del sábado!

WP_001548 WP_001554 WP_001555

0

André Stern: Autor del libro “YO NUNCA FUI A LA ESCUELA”

André Stern no fue a la escuela cuando era niño, tampoco cuando era adolescente y ahora que tiene 43 años sigue sin ir a la escuela. Sin embargo eso no le ha convertido en un salvaje, tirano, analfabeto, vago, antisocial, etc. más bien todo lo contrario.

  • Aprender es algo tan natural en los niños como el germinar para las semillas: el hueso de cualquier fruto ya tiene todos los recursos internos para desarrollarse.
  • Cuando la semilla ya está enterrada ¿la sacamos todos los días para controlar que en efecto ya echa raíces y brotes? Entonces ¿por qué hacemos eso mismo con los alumnos? Concepto: disposición espontánea del niño para aprender.
  • Confianza en los niños. Ellos no necesitan nuestra constante ayuda, socorro, atención. Todos sus recursos internos ya son más que suficientes para que se desenvuelvan.
  • Importancia del juego: la neurología ha confirmado que esta actividad es el mejor modo de aprender.
  • La genética no importa tanto como la plasticidad de nuestro colosal cerebro. Hasta con 85 años podemos desarrollar una habilidad cognitiva.
  • Entusiasmo: la activación emocional, apasionarse, es el abono del aprendizaje.
  • “Tumbarse a ver las estrellas” (miedo expresado por uno de los asistentes en el turno de preguntas) es tan importante como la aritmética.

André relató muchas situaciones vividas por él en su no escolarización y en la de sus hijos ahora. Por ejemplo: siendo pequeño tuvo con un coche de juguete con motor y se preguntó a qué velocidad real podría hacerlo funcionar. Se acercó al manual de instrucciones del coche y a la enciclopedia de sus padres y comenzó a descubrir el cálculo matemático, el número pi, la fricción de las ruedas con el suelo, la aerodinámica, el concepto de distancia, fundamentos de mécanica,… De esta forma, siendo siempre el piloto de su aprendizaje, llegó -y todavía hoy llega- a aprender lo que él decide aprender desde su autonomía y responsabilidad (también hizo repetidas referencias a su aprendizaje del idioma alemán -el español lo entiende, pero no lo habla… ¡de momento!-).

http://literalibros.bigcartel.com/

0

Entremos en materia… ¿Quién es Rebeca Wild y qué proponía?

Rebeca Wild

Rebeca Wild (Alemania, 1939) Pedagoga. Estudió Filología Germánica, Pedagogía Musical y Pedagogía de Montessori. Desde 1961 reside en Ecuador donde en 1977 fundó, junto a su marido Mauricio Wild, el «Pesta», un centro escolar alternativo compuesto de jardín de infancia, escuela y educación permanente. Ahora trabajan los dos en un nuevo proyecto, El León Dormido.

Me gustaría compartir con vosotros una entrevista que le hicieron hace ya un tiempo en  la Contra de La Vanguardia, justo cuando publicó el libro “Libertad y límites“, que os recomiendo.

Rebeca Wild, entrevista para el periódico La Vanguardia

Vivir: estar limitado
IMA SANCHÍS
La base de la educación de los niños es la relación entre padres e hijos; aquéllos son los que les aportan la seguridad emocional para que cuando éstos sean adultos puedan desarrollarse seguros y felices”.Wild explica en su libro cómo poner límites a nuestros hijos según la etapa de su desarrollo”.  Cuando los  niños juegan se están haciendo a sí mismos. “La libertad consiste en desarrollar el  potencial que cada niño lleva dentro y no en adaptarse a una  sociedad cuyas metas son otras”.  “Para que esa libertad con  limites  se pueda dar hace falta un ambiente adecuado donde poder saltar, pintarrajear, golpear, porque  ésta es su manera de entenderse a sí mismo y el entorno”.  Dónde y cuándo es fundamental; vivir significa estar limitado.

-Por qué tanto niño en las consultas de los psicólogos?
–¿No estaremos criando a los niños para una sociedad en la que se valora más la adaptación que la  consideración de los procesos humanos de desarrollo?

–Posiblemente.
–¿Tienen que estar agradecidos los hijos de los indios de los Andes porque, en lugar de acompañar a sus
padres al campo, pueden acudir a escuelas de cemento para poder repetir lo que un profesor dice de
memoria? ¿Se convertirán así en personas perfectamente válidas?

–No.
–Los humanos tenemos un proceso biológico de desarrollo y aprendizaje que hay que respetar. Enseñar antes de hora a leer a un niño no es hacerlo más inteligente.

–¿Cuál es la alternativa?
–No está en la educación sin límites de muchos padres alternativos, y tampoco en la autoritaria, porque
nadie se comporta mal cuando se siente bien. Comportarse mal significa no percibir los límites o menospreciarlos.

–Límites sí, pero…
–Los límites que incluyen un entorno adecuado a las necesidades del niño le proporcionan seguridad.
Sólo en un ambiente en el que los conceptos de libertad y límites son vividos con coherencia, será posible una convivencia armónica.

–¿Por qué se portan mal?
–Para llamar la atención del adulto y, muy a menudo, para descargarse de toda una serie de actividades (ir
al supermercado, aguantar una visita, no tocar eso, no correr, no gritar…) que van contra la naturaleza del desarrollo del niño.

–A veces te los tienes que llevar
de compras.
–Lo sé. Pero hay que saber que eso a ellos no les gusta, y pactar. Muchos padres no tienen tiempo  suficiente para sus hijos y llenan ese vacío con caprichos que no son necesidades auténticas: regalos, concesiones, dejarles estar levantados de noche hasta tarde o caramelos.

–Los padres tienen que trabajar.
–Cuando estás con ellos, has de estar al 100%. ¿Estás realmente presente cuando atiendes sus  necesidades físicas (a la hora de la comida, el baño) o estás sólo a medias con los pensamientos en otro lugar?

–Entiendo.
–Estos detalles cotidianos son la base para la autoconfianza del niño. No le dé caramelos, dele atención,
interésese por lo que hace el niño sin por ello interrumpirle o dirigirle. Estos momentos de atención en los que el niño no necesita al adulto y ni siquiera ha solicitado su presencia aportan las pruebas más claras de un amor sin condiciones.

–A los niños no les gusta que sus padres hablen por teléfono.
–Interrumpa la conversación, diríjase al niño, establezca un contacto directo con él y dígale que ahora no puede estar por él.

–¿Contacto directo?
–Sí, agáchese, póngase a su altura, tóquele, mírele a los ojos y háblele…

–Limites sí, pero con atención.
–Exacto, con atención y amor. Si no quiero que mi hijo toque el aparato de música, no me cargo de  paciencia hasta estallar en un grito, no discuto ni doy explicaciones eternas. Simplemente me coloco yo como límite físico entre el aparato y él y con palabras firmes le digo que no le permito jugar con ese objeto.

–¿Y?
–En lugar de una prohibición, el niño se ve frente a alguien que no le rechaza sino que se planta con las
señales de una ya conocida presencia que le ama entre él y esa cosa que no puede tener.

–Puede estallar una pataleta.
–Los límites siempre son dolorosos, y en especial para niños con un viejo dolor, pero hay que  permanecer firme sin anular el sentimiento del niño con explicaciones. Deje al niño que desahogue esos viejos dolores.

–¿Demasiadas explicaciones son negativas?
–Los niños utilizan todavía todos sus sentidos para establecer contacto con el mundo exterior. Se orientan por nuestra postura, mirada, expresión, olor y sonidos.

–¿Limite y presencia?
–Sí, no hay que dejar al niño sólo en el difícil momento del límite. Cuando está dolido debe sentirse acompañado, pero en ningún caso intentar explicarle los buenos motivos que nos llevan a establecer
ese límite, porque hacer eso es no respetar ese momento de dolor.

–¿Si el niño juega con la comida?
–Mantenerse firme en el “¡No, con la comida no!”, pero el proceso de desarrollo del niño le exige ese
revolver, así que hay que preparar algo en su entorno con lo que el niño pueda remover. Eso se puede aplicar en todas esas actividades en las que los niños quieren participar: si estás cortando zanahorias, dale un cuchillo adecuado, pero sobre todo no le digas cómo debe hacerlo.

–No hay que ser entrometido.
–Nunca te inmiscuyas en sus juegos, dale autonomía y déjale realizarse.

0

¿QUÉ ES UNA ESCUELA LIBRE?

Siempre que se educa a alguien se educa “para algo”, la educación siempre busca un objetivo y este objetivo depende del concepto de persona que tengamos y de la sociedad que deseemos construir.

Pedagogía es el “saber” respecto de lo educativo. Educar “es un arte”. La pedagogía y el arte son precisos para poder ayudar a los menores a construirse como personas libres y valiosas.

El sistema educativo actual, similar a todos los que han sido elaborados por Iglesia o Estado, no tienen más finalidad que la de construir el tipo de persona que precisan para mantener su estructura social, su poder y su autoridad.

Las escuelas libres han existido y existen en muchas partes del mundo. No interesa hablar de ellas y mucho menos que se conozcan, pero su historia se encuentra relatada en los libros, aunque sean pocos los textos pedagógicos que los exponen para su estudio y conocimiento. Estas escuelas tienen en alta consideración los trabajos de Piaget, Vygotski y Bronfenbrenner.

Aprender constantemente. Investigar como actividad constante, aprender de las niñas y los niños; tantear, acordar, facilitar y buscar constantemente, son principios fundamentales de la educación libertaria.

La pedagogía de la libertad se nutre de toda la historia de la pedagogía, asumiendo las ideas que le son útiles para educar en y para la libertad; de la espiritualidad, de la ética de la anarquía, de la psicología de la educación, de la sociología educativa y del pensamiento libertario.

Ser consciente, comprender y obrar adecuadamente, este es su objetivo. Construir un mundo más humano y más libre por medio de vivir y aprender a vivir en libertad es su fin. Practicar la igualdad, la solidaridad, la justicia, la no violencia, la ayuda mutua, el respeto y la justicia; estos son sus hechos.

Estas escuelas, en las que se enseña a vivir en libertad poniendo en práctica los recursos didácticos de la pedagogía libertaria y espiritual, subsisten a pesar de mil y una trabas. Muchos educadores vienen a participar de este tipo de escuelas porque comprueban que en las escuelas estatales es imposible poder establecer una educación espiritual, antiautoritaria, libertaria. Pero, estos proyectos son frecuentemente abortados por la Administración.

Una escuela espiritual se diferencia de las escuelas públicas y de las demás escuelas privadas en muchos aspectos. Primero, hay que aclarar que no existe algo como “escuela pública”, lo que hay es escuela estatal. Y la escuela estatal tiene la finalidad de educar para su sistema. Es autoritaria, represora, memorista, discriminativa, individualista; es decir instruye y educa para construir un tipo de persona, la misma que necesita para mantener este sistema social caótico y deshumanizado; perpetuar el capitalismo, mantener las clases sociales y todas sus formas de represión.

La escuela espiritual y libertaria trata de crear un espacio de libertad, en donde las personas se vayan construyendo sobre los valores que nacen al ser uno mismo consciente y obrar apropiadamente y vayan tomando forma apoyadas en el conocimiento espiritual. Intentamos llevar a cabo todo esto sin que entre en juego la autoridad, de una forma vivencial y experimental; aprendiendo a desarrollar las propias características personales y grupales, durante un proceso largo que comienza sobre los 12 ó 13 meses hasta los 16 años.

La autogestión es la forma que sustenta la dinámica vivencial. La ausencia de premios, castigos y exámenes. La misma cantidad de información para todas las clases sociales, el mismo tipo de responsabilidad y relación para ambos géneros. La responsabilidad personal y grupal como forma de establecer una convivencia no violenta, dialogante y tolerante.

Estas escuelas siguen una línea socio-política, es decir, trata que la vivencia diaria haga germinar en las mentes de las criaturas ideas y maneras de interpretar el mundo espirituales, de manera que surjan de ellos/as esas obras apropiadas que tanto necesita la humanidad. En ellas se promueve la creatividad, de forma que estas nuevas criaturas puedan re-crear otras formas distintas de ser en el mundo. La normativa general es que el abuso de la libertad, se subsana con la pérdida de la libertad. “Soy libre para construir, no para destruir”, sería una máxima correcta.

Vemos la necesidad de eliminar o minimizar al máximo los premios y los castigos como metodología pedagógica. Los premios y los castigos, que pertenecen a una psicología conductista, lo único que hacen es evitar las manifestaciones, pero en ningún caso resuelve los problemas.

El premio, el castigo, el influenciar, son acciones que condicionan y modifican las conductas, pero con ello la persona se deteriora, pues en realidad no puede manifestar lo que hay en su interior, cuando esto ocurre, el verdadero conflicto no puede ser resuelto. Con ello se impide que surja el orden desde la propia persona y con la ayuda de los demás.

El conflicto es, para nosotros, siempre bienvenido. Cuando en la acción de formar surge el conflicto, normalmente se intenta sustituir unas circunstancias ambientales por otras, desplazar y tapar el verdadero motivo del conflicto. Pero esto simplemente es un escape y lo único que se consigue es perpetuar el conflicto, porque éste tarde o temprano vuelve a surgir. La inteligencia comienza a funcionar cuando nuestra mente y nuestro corazón ya no escapan del conflicto, de la realidad, sino que tratamos de comprender el medio en el que estamos inmersos para obrar adecuadamente.

Las personas deben establecer sus compromisos y después tratar de cumplirlos desde su libertad y con su propio ritmo. El proceso de maduración, desarrollo y aprendizaje debe ser interno; lo impuesto desde fuera no consigue más que crear estereotipos que encorsetan las auténticas identidades personales.

La aceptación de la persona pasa por no ser reprimida desde fuera–castigo- , o bien , colocada por encima de las demás –premio-; porque así se genera desigualdad, agresividad e hipocresía.

Estas escuelas se autogestionan sin depender del estado ni de sus instituciones. Las decisiones se toman colectivamente. Las aportaciones económicas se hacen desde las personas implicadas en el proceso educativo: padres-madres y colectivo educador. A las madres y a los padres se les explica el proyecto que tenemos, se les da documentación, se les aclaran sus dudas y si están de acuerdo aceptan el proyecto y llevan a la escuela a sus criaturas. Luego hay muchos problemas, porque el sistema agobia mucho, pero quienes lo tienen claro se quedan y el resto se va a integrarse al sistema.

Pretendemos que las niñas y los niños, se construyan de tal manera que puedan vivir con los valores espirituales, puedan elegir sus vidas de forma autodeterminada y puedan crear nuevas formas de transformar esta sociedad.

La escuela pública y privada educa o más bien trasmite y reproduce el modelo social capitalista y su división de clases. Dicho de otro modo, la actual escuela está al servicio del Neoliberalismo. Todo sistema educativo obligatorio, tiene la finalidad de educar para su servicio, su perpetuación y sus necesidades. La escuela estatal, hoy más que nunca, se asemeja a una cárcel, que adiestra a las personas para integrarse sin problemas al sistema, pero como se está pasando de represiva, la tremenda violencia que se muestra en escuelas e institutos, es la consecuencia clara de que se les están yendo las cosas de las manos. Eso responde a este neoliberalismo tremendo que ejerce una brutal violencia sobre las sociedades, y los menores son la respuesta a su radicalismo.

En los países occidentales, la legalidad impide la no escolarización de los niños y niñas. Muchos son los padres y madres que no pueden hacer objeción a la escuela. Asimismo, se ponen trabas a otros intentos de escolarización no habituales como el estos. Por eso, se tienen muchos problemas, pero estos pueden casi siempre resolverse, y aunque estas escuelas pasen por épocas de poco alumnado, porque la sociedad se hace más conservadora, el mantenerse muestra la coherencia y la fuerza en la consecución de aquello por lo que vivimos.

Los problemas hay que tratar de resolverlos de forma inteligente y creativa. No dejarse abatir por los ataques y autoestimularse constantemente para seguir, porque sabemos que es lo que queremos hacer y nadie tiene derecho a decirnos lo que tenemos que hacer con nuestras vidas, ni con nuestros proyectos. Nuestra autonomía nos ayuda y el colectivo que formamos nos da la fuerza para continuar.

Hay escuelas alternativas con principios más o menos espirituales y libertarios. Se realizan encuentros de estas escuelas para intercambiar experiencias y buscar vías de apoyo; hay varias que están funcionando, otras que van a comenzar y bastante gente que tiene proyectos para iniciarlas.

De los alumnos y alumnas que salen de estas escuelas suelen decir que “son especiales”, es decir que tienen unos rasgos y características que los diferencian de los demás. Cada uno mantiene su identidad y su forma de construir su vida, pero todos poseen esos valores que han vivido durante tantos años y de los cuales no se pueden desprender, porque forman parte de su estructura mental y de pensamiento: los valores de la espiritualidad y de la libertad.

Generalmente acuden a la Universidad, preferentemente en las ramas de letras y artísticas. Sabemos que en determinados momentos, cuando pueden se suelen juntar. Mantienen relaciones de amistad fuertes. Durante los primeros años vuelven a la escuela alguna vez al año. Los que van al instituto suelen ir los viernes a comer a la escuela. Quines están en la Universidad, alguna vez. Pero sabemos que todos tienen un hermoso recuerdo de esta etapa de su vida, porque fueron -sobre todo- felices.

Llevamos muchos años con estas escuelas y sabemos que durarán muchos más, y sobre todo sabemos y manifestamos que la vida espiritual y en libertad es posible.